La ciencia en Lost: ¿promesa de explicación o una pieza más del juego?

No importa mucho desde qué ángulo o qué campo se elija como catapulta para zambullirse en esta serie que atrapa, desorienta, confunde y vuelve a atrapar (los guiños y referencias literarias, la filosofía sui géneris, la mirada eternamente conspirativa, la perspectiva religiosa, el atractivo de lo extraño). Con el correr de los capítulos, se consolida una sospecha: para entenderla verdaderamente –lo que se muestra y, también, lo que se oculta–, hay que saber, al menos básicamente, algo de ciencias. En particular, estar empapado de ciertos conceptos, teorías, paradigmas de la física, o sea, una miríada de conocimientos formalizados con los siglos que permiten disfrutar de una manera más completa las dimensiones extra delshow.

Nada en Lost ocurre por casualidad. Y no sorprendió demasiado, entonces, que el libro del astrofísico Stephen Hawking, Breve historia del tiempo, apareciera dos veces en la tercera temporada: en las manos de un «Otro», que lo leía con fruición, y en el dormitorio del personaje-pivote de la serie, Benjamin Linus. Los productores y guionistas algo querían decir. Y lo dijeron.

Mientras que en la mayoría de las series de ciencia ficción las ciencias actúan como maquillaje, un envoltorio de términos para volver verosímil el argumento fantasioso o dramático (la genética en Heroes, la antropología forense en Bones, las ciencias forenses en CSI: Crime Scene Investigation, la matemática en Numb3rs), en Lost constituyen el marco dentro del cual se mueve gran parte del relato, provocando una tensión irresoluble entre dos dimensiones de difícil fusión: el verosímil/real y la fantasía total, esto es, el discurso mítico que terminó por imponerse como el canon, el manual de instrucciones para leer la serie.

Antes del ingreso triunfal de Jacob, antes de la aparición de la estatua de cuatro dedos, de las apariciones fantasmales, de los telares y jeroglíficos egipcios, y demás componentes de una religiosidad new age, todo parecía indicar que, además de considerarlo un drama filosófico, Lost podía ser catalogado como un show científico-ficticio. La razón: el discurso científico impera durante las primeras cinco temporadas como componente básico de la estrategia narrativa. Es también fundamental para la construcción del principal efecto lostianoaquel gancho que atrapa al espectador y lo vuelve un junkie, un adicto: la duda permanente, el no saber qué esperar, el desequilibro y el desconcierto. Al fin y al cabo, angustias varias que, en lugar de incitar a apagar todo y no querer escuchar más sobre la isla, los náufragos, el humo negro y la Iniciativa Dharma, impulsan a que el que está del otro lado de la pantalla invierta fuerzas emocionales, combustible mental y, principalmente, mucho tiempo –bien escaso en esta época de conexión permanente– para querer saber de qué se trata, dejarse envolver y ser seducido y engañado capítulo tras capítulo (como si fuera un conejo persiguiendo una inalcanzable zanahoria) por los devenires de este fenómeno cultural y colectivo de comienzos del siglo XXI, que rompió expectativas, formas de hacer y fórmulas para entretener.

Los guiños científicos están –como cualquier espectador con algún conocimiento lejano de historia de la ciencia habrá advertido– regados por todos lados. Pero es en los nombres de ciertos personajes clave en los que se aprecia el recurso con claridad: Daniel Faraday, el joven físico bautizado en honor a Michael Faraday (1791-1867), uno de los investigadores históricos en electromagnetismo, una de las cuatro fuerzas de la naturaleza; George Minkowski, Oficial de Comunicaciones del carguero que llega a la isla y se vuelve loco por los viajes en el tiempo, comparte el apellido con el matemático Hermann Minkowski (1864-1909), especialista en teoría de números y la Teoría de la Relatividad, y Eloise Hawking, madre de Faraday, definida por Damon Lindelof como una «policía temporal», cuyo apellido hace clara referencia a Stephen Hawking.

También se puede incluir en este grupo a Jack Shephard (neurocirujano), Juliet Burke (especialista en fertilidad), Danielle Rousseau (miembro de una expedición científica francesa), Charlotte Lewis (antropóloga cultural), Zoe (geofísica contratada por Charles Widmore), Leslie Arzt (profesor de ciencias) y miembros de la Iniciativa Dharma, como el doctor Pierre Chang (astrofísico conocido también como Marvin Candle, Mark Wickmund o Edgar Halliwax), el matemático Horace Goodspeed y Stuart Radzinsky.

Incluso hay referencias científicas en el universo lostiano que se expande paralelamente en Internet. Por ejemplo, el misterioso danés Alvar Hanso, que financió la Iniciativa Dharma (fundada por los también científicos Karen y Gerald DeGroot de la Universidad de Michigan, Estados Unidos) y desplegó sobre la isla sus conocidas estaciones (La Hidra, La Flecha, El Cisne, La Llama, La Perla, La Orquídea, El Bastón, El Espejo, La Tempestad y El Poste de Luz, donde se ve un péndulo de Foucault debajo de una iglesia). Y no hay que olvidar la Ecuación Valenzetti, nunca mencionada en la serie, pero bien conocida por los lostianos: un teorema matemático propuesto por Enzo Valenzetti, profesor de la Universidad de Princeton, capaz de predecir la extinción de la especie humana (4 años, 8 meses, 15 días, 16 horas, 23 minutos,42 segundos).

Federico Kukso

Extracto de Lostología: estrategias para entrar y salir de la isla, Editorial Cinema, 2011.

Leer el prólogo de Lostología >

Leer artículos sobre Lostología >

Leer otros artículos de Federico Kukso >

Comprar e-book >

Comprar libro en papel >

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cinema, difusión, eBook, el libro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s